Red Velvet Cupcakes (Receta Hummingbird)

20121030-131033.jpg

Primera receta dulce del blog y ¡Totalmente irresistible!

No se si habeis oido hablar de la pastelería Hummingbird o si habeis probado alguno de sus cupcakes. Yo nunca había probado un cupcake hasta este verano en Londres. Había leído mucho acerca de estas “madalenitas” decoradas, seguía (y sigo) el blog de “Objetivo: cupcake perfecto” pero ¡nunca los había probado! Así, cuando fui a Londres quise probarlos del sitio que mejor los hiciera, y así dí con esta pastelería… el elegido fue el Red Velvet (terciopelo rojo) y no pude haber acertado más ¡Qué delicia! Un bizcochito jugoso con una cobertura (frosting) cremosa de sabor muy suave a queso crema.

20121031-074045.jpg        20121031-074124.jpg

Después de probarlo y quedar maravillada, compré algunas cosillas en Londres (moldes, virutas de colores y colorante) para poder hacerlos en casa y finalmente hace dos semanas me decidí. Busqué por internet la receta de los Red Velvet de esta pastelería, la encontré y me puse manos a la obra. El resultado fue excelente, era como estar en la pastelería londinense, en su tiendita de Notting Hill ¡pero en el salón de casa!

Así que como este blog es para compartir mis recetas favoritas, aquí voy con esta, que estoy segura que os encantará, eso sí, es un receta para hacer cuando tengais invitados, por que si te comes 12 cupcakes tu solo/a… ¡No me responsabilizo de las consecuencias! Yo los hice para llevar a casa mis padres y hermanas y triunfaron 🙂

20121030-131841.jpg

Y sin más dilación… esta es la receta:

Ingredientes para 12 unidades:

  • 60 gr. de mantequilla sin sal a temperatura ambiente.
  • 150 gr. de azúcar blanco
  • 1 huevo
  • 1 cucharada (10 gr.)de cacao (Valor desgrasado) en polvo
  • 20 ml aprox de colorante rojo (cantidad variable según la marca, ver instrucciones)
  • 1/2 cucharadita de extracto puro de vainilla
  • 120 ml de buttermilk (120 ml de leche, añadir cucharada de zumo de limón y dejar posar 10 min)
  • 150 gr. de harina normal
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato sódico
  • 1 y 1/2 cucharadita de vinagre blanco

Para el Cream Cheese Frosting:

  • 300 gr. de Icing Sugar (más fino que el glas) o azúcar glas tamizado
  • 60 gr. de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 125 gr. de crema de queso fría (tipo Philadelphia)

Preparación:

1. Mezcla la mantequilla y el azúcar en un bol con una batidora de mano con barillas o robot de cocina y batir a velocidad media hasta que esté blanquecina y cremosa. Añadir el huevo y batir a velocidad alta hasta incorporarlo.
2. En otro bol, mezclar el cacao con el colorante y el extracto de vainilla hasta hacer una pasta compacta y oscura (rojiza)
3. Añadir la mezcla al bol de la mantequilla, azúcar y huevo y batir hasta que esté todo mezclado y de color uniforme.
4. A velocidad baja, añadir lentamente la mitad de la buttermilk (tiene aspecto grumoso, como de leche cortada, es así).
5. Después añadir la mitad de la harina tamizada (con colador para que no tenga grumos) y batir hasta que esté bien incorporado. Añadir la otra mitad de la buttermilk y la harina restante. A velocidad alta volver a batir para que la mezcla quede uniforme. Añadir 1/2 cucharadita de sal.
6. Poner el vinagre en un vaso, añadir el bicarbonato y en cuanto empiece a burbujear añadirlo a nuestra masa a velocidad baja. Batir durante unos minutos.
7. Introducir la mezcla en los moldes de magdalenas (yo pongo moldes de papel dentro de una bandeja para cupcakes y muffins) hasta completar 2/3 de su capacidad y hornear durante 20-25 minutos. La masa debe quedar esponjosa y al presionarla con un dedo debe ceder a la presión y luego volver a su forma inicial. Dejar enfriar unos minutos y luego pasar a una rejilla metálica hasta que se enfríen por completo para decorarlos con la cobertura de crema de queso (Cream Cheese Frosting).

Frosting:

1. Batir con la batidora de varillas la mantequilla con el icing sugar (o glas en su defecto) tamizado (añadirlo en varias tandas). Tapar con un trapo limpio el bol mientras porque sale polvo del azúcar.  Seguir batiendo hasta que se unifique (al principio está arenosa)
2. Añadir el queso crema y batir solo un par de minutos para que se mezcle la masa. Si se bate demasiado quedará líquida.
3. Dejar reposar unos minutos antes de usar. La crema de queso se puede conservar en la nevera; tan solo hay que sacarla con antelación para usarla y decorar con ella.

Presentación:

Colocar la crema de queso en la manga pastelera (para que sea más facil pudes ponerla en un vaso de tubo de los que vienen con las batidoras) y repartir en los cupakes empezando de fuera a dentro para acabar con el “pico” del centro para arriba. Decóralos a tu gusto, yo he usado bolitas rojas de azúcar.

20121030-131956.jpg

Los cupcakes se conservan bien fuera de la nevera tapados durante 2-3 días. No recomiendo meterlos en la nevera ya que el bizcocho se endurece.

¡A disfrutarlos!

Laura