Fresas en su jugo con crema de ricotta

20130519-112523.jpg

Foto malucha hecha con el ipad pero receta exquisita

Antes de que se acabe la temporada de fresas tenéis que probar esto sí o sí. Es una receta súper fácil y un postre delicioso. Tenía una tarrina de ricotta a punto de caducar y unas fresas que pedían ser comidas. Encontré ésta receta y no dudé ni un segundo en prepararla.

El toque del vinagre solo hace que las fresas ganen en dulzor y suelten su zumo. La crema de ricotta puede hacerse igualmente con requesón y contrasta fenomenal con las fresas. El punto crujiente lo pone el muesli y las nueces. Hoy, sin enrrollarme más, vamos con la receta:

Ingredientes para 4 personas

  • 500 gr. de fresas
  • 180 gr. de ricotta o requesón (yo compro ricotta en Alcampo, de la marca Galbani, y está buenísimo)
  • 125 gr. de yogur natural sin azúcar
  • 4 galletas grandes integrales, de avena o tipo digestive
  • 100 gr. de azúcar
  • 1 cucharada de vinagre balsámico de módena
  • 4 cucharaditas de avena o los cereales crujientes que tengas y nueces

Preparación

  1. Lavamos las fresas y las cortamos en trocitos. Las ponemos en un bol con la mitad del azúcar (50 gr.) y el vinagre, removemos bien y las dejamos tapadas macerando una hora como mínimo en la nevera.
  2. Mientras preparamos la crema de ricotta mezclándolo con el yogur (que agitamos antes de abrir para que esté líquido ) y el resto del azúcar (si tienes yogur azucarado úsalo pero en este punto no le añadas tanto azúcar). Batimos hasta obtener una mezcla homogénea. Reservamos en la nevera.
  3. Cuando las fresas ya estén maceradas, cogemos unas cuatro cucharadas del jugo que han soltado y las mezclamos con la crema de ricotta.
  4. El resto del jugo lo mezclamos bien con las galletas que habremos desmigado en otro bol.
  5. Montamos el postre en los vasitos alternando capas de crema de ricotta, galletas y fresas, terminando con una de fresas. Repartimos la avena (o tus cereales crujientes tipo muesli favoritos) y las nueces por encima. Servimos y a disfrutar.

Nosotros tomamos un vasito cada uno de postre, y los que sobraron para el día siguiente estaban aún más deliciosos. Así que si lo quieres hacer de un día para otro queda genial. Lo único no añadas los cereales de arriba hasta el momento antes de comerlo para que no se ablanden.

¡Probarlo y me contáis!

Laura

Anuncios