Tarta de yogur griego con helado de frambuesa

20130901-110307.jpg

¡Ya estoy de vuelta! y con ganas de seguir compartiendo recetas ricas. ¿Qué tal vuestras vacaciones? las mías geniales: Salamanca, Mallorca, Berlín, Huelva,… no puedo quejarme!!!

Este es un postre fresquito y muy fácil de hacer, aún quedan días de calor, así que anímate a prepararlo. La tarta es una receta del cocinero Gordon Ramsay y está deliciosa, con una textura muy ligera, esponjosa y suave, parecida a una tarta de queso.

A mi me encanta acompañada de helado de frambuesa y como vais a ver es fácil de hacer. Desde que me compré la heladera el verano pasado me encanta hacerlos caseros, sabiendo los ingredientes que le pongo al helado. Aunque no he subido ninguno al blog los he preparado de muchísimos sabores, así que me queda pendiente para el verano que viene 😉 Si no te apetece con helado puedes ponerle una mermelada de frambuesa, arándanos, mezcla de frutos rojos,…

20130901-110457.jpg

Tarta

Ingredientes:

  • 6 huevos
  • 600 gr. de yogur griego (yo uso uno de tarrina grande que hay en Lidl o Mercadona)
  • 150 gr. de azúcar
  • Ralladura y zumo de un limón
  • 75 gr. de harina
  • 2 c/p de levadura química

Preparación:

  1. Separamos las yemas de las claras. Montamos las claras a punto de nieve y reservamos.
  2. Batimos con las varillas las yemas y el azúcar hasta que doblen de volumen y tenga color blanquecino.
  3. Tamizamos la harina y la levadura con un colador para evitar grumos y lo incorporamos a la mezcla de yemas y azúcar. Mezclamos con movimientos suaves. Añadimos el yogur griego, la piel de limón rallada y el zumo de limón. Por último, añadimos las claras y mezclamos (yo uso la lengua de silicona) con movimientos envolvente para que no se bajen las claras.
  4. Engrasamos un molde redondo. Yo he usado el de 20 cm porque me gusta que quede alta, pero uno de 24-26 también sirve (quedará más bajita). Echamos la mezcla y horneamos a 180º (horno precalentado) durante 45 minutos. Yo pasados los 30 minutos la tuve que tapar con papel albal (abriendo el horno lo menos posible) ya que sino se me tostaba demasiado la parte de arriba (esto ya depende de tu horno).
  5. Un truco para que no baje demasiado la tarta al sacarla del horno, es una vez que ha terminado el tiempo de horneado, lo apagamos y abrimos la puerta pero no sacamos la tarta. Así, se va atemperando y no se baja por el contraste de temperatura (caliente del horno y más fría del exterior).
  6. Reservamos la tarta para que se enfríe por completo. Yo la preparé de un día para otro y la metí por la noche en la nevera, así estaba fresquita y deliciosa, con los sabores más “asentados”.

Helado

Ingredientes:

  • 350 gr. de frambuesas congeladas (yo uso un paquete que venden en el Lidl)
  • 70 gr. de azúcar (o 50 de azúcar y 20 de azúcar invertido)
  • 2 c/s de miel
  • 250 gr. de yogur griego
  • 1/2 c/p de extracto de vainilla
  • 1 c/s de vodka (es opcional, yo no lo añado)

* c/p= cucharadita de postre, c/s= cucharada sopera

Preparación:

  1. Trituramos y mezclamos todos los ingredientes con la batidora hasta que quede una mezcla fina.
  2. Añadimos la mezcla a la heladera y esperamos que coja consistencia (en este caso como las frambuesas estaban congeladas en 25 minutos estaba listo). Lo metemos en el congelador y lo sacamos un rato antes de servirlo.
  3. Si no tienes heladera lo metes en el congelador y lo dejas una hora. Lo sacas y lo bates con la batidora. Cada 30-40 minutos repites esta operación para que no se formes cristales. Haz esto unas 5-6 veces, para que la textura final del helado sea cremosa.

Ya está todo listo y puedes tenerlo listo desde el día antes a tomarlo. Solo falta servir y disfrutar 🙂

20130901-110725.jpg

Laura