Tarta salada de brocoli y cebolla roja

tarta de cebolla caramelizada y brocoli

Espero no tener que volver a mudarme en muuucho tiempo, ¡Qué horror! Este ha sido uno de los motivos por lo que no he actualizado el blog, el otro, que sigo sin conexión a internet en casa y el 3G del móvil no da para mucho. Sin embargo, después de todo el esfuerzo, el cambio de casa ha merecido mucho la pena: una cocina más grande (y a estrenar), una terraza, más habitaciones,… sólo espero que no tarden en poner internet y pueda retomar el blog.

Vuelvo con una receta que se ha convertido en habitual en nuestro menú ya que cumple tres requisitos muy importantes: fácil, sana y deliciosa. Es tipo quiche pero más ligero ya que no lleva ni nata ni huevos. Además, la masa es muy sencilla de hacer y no tiene nada que ver con las masas quebradas que venden. La combinación de la cebolla caramelizada con el brócoli y el queso de cabra no lo había probado nunca y ahora me parece irresistible ¡Se ha convertido en una de mis cenas favoritas!

 Ingredientes (molde de 22-25 cm)

Masa:

  • 125 gr de harina integral
  • 50 gr. de margarina de soja
  • sal
  • 2-3 cucharadas de agua fria
  • una cucharadita de sésamo

Relleno:

  • 3 cebollas rojas
  • 1 cucharada de azúcar integral o sirope de ágave
  • 200 gr. de brocoli
  • queso de cabra al gusto
  • estragón
  • aceite y sal

Preparación

  1. Mezclamos todos los ingredientes de la masa hasta que quede homogénea y manejable, hacemos una bola, envolvemos en film transparente y reservamos.
  2. Cortamos en juliana las cebollas (tiras alargadas). Calentamos una cucharada de aceite en la sartén, añadimos la cebolla, ponemos sal y removemos a fuego alto unos 3 minutos. Añadimos el azúcar o sirope, mezclamos y dejamos a fuego lento unos 25 minutos para que caramelice.
  3. Mientras se hace la cebolla cortamos y lavamos  los ramitos del brócoli (quitamos tronco) y lo cocemos en una olla con agua hirviendo y sal.  Lo dejamos hervir 2-3 minutos, colamos y refrescamos con agua fría.
  4. Precalentamos el horno a 180 grados y preparamos la masa en un molde de quiché (yo uso uno de 25 cm pero de 22 es perfecto también). El mío es de base desmontable, pero sino tienes recubre tu molde con papel de horno para desmoldarlo bien. Extendemos la masa primero con el rodillo enharinado sobre la encimera, después lo pasamos al molde y arreglamos los bordes. Pinchamos la masa con un tenedor para que no se hinche y la horneamos durante 5 minutos.
  5. Sacamos la masa del horno y colocamos las cebollas caramelizadas en la base, encima los ramitos de brócoli y finalmente el queso de cabra desmenuzado. Espolvoreamos al gusto con estragón y sésamo.
  6. Horneamos 15-20 minutos a 180 grados. Sacamos del horno y ¡a comer!

Variantes: Si no tienes cebolla roja puedes poner blanca, sustituir el brócoli por calabacín o cambiar el queso de cabra por tofu.

Fuente: libro “La nueva cocina vegetariana” de Adriana Ortemberg

Laura

Pizza de espelta con espinacas, cebolla caramelizada y queso de cabra

20130512-111712.jpg

Pizza ¿ A quien no le gusta? Las combinaciones de ingredientes son infinitas y todo el mundo disfruta con alguna de ellas. Mis favoritas son la de verduras (tomate frito, calabacín, cebolla roja, tomate cherry, mozzarella, albahaca fresca y orégano) y la de gulas y gambas (con tomate frito, ajetes tiernos, tomate natural, mozzarella y orégano). Hoy toca una diferente, me apetecía cambiar y tenía una bolsa de espinacas fresca y un tarro con cebolla caramelizada casera (no suele faltar en mi nevera). La combinación de queso de cabra, cebolla caramelizada y espinacas funciona a la perfección y si le sumas el toque de los piñones es un éxito asegurado ¡Directa a mis favoritas! 😉

Respecto a la masa, unos la prefieren fina y otros esponjosa. Yo sin duda me quedo con la fina con el borde y base crujiente pero el resto más tierno. Un truco para que quede perfecta y con aspecto de restaurante, es añadir a la mesa un poco de polenta y estirar la masa sobre ésta para que se quede pegada por los bordes y la base. Si te gusta la masa más esponjosa sólo tienes que dejar reposar la masa aprox. 1h para que crezca y estirarla menos.

En esta ocasión “innové” un poco con la masa y la hice con harina ecológica de espelta integral. La espelta es un tipo de trigo muy antiguo (muy usado en la edad media) con mayores propiedades nutricionales que la harina común y un gran valor culinario. Puedes hacer la masa con la harina que tengas. Yo siempre la preparo con harina integral pero con harina normal queda igualmente deliciosa. Para hacerla yo uso la Thermomix. Sino tienes la máquina te recomiendo ésta receta para hacer la masa a mano.

Y ya por último, dos cosillas antes de pasar con la receta: la mitad de la masa la congelo en una bola después del tiempo de reposo (así tengo masa lista para otro día) y que los ingredientes del relleno van a ojo para cubrir una pizza.

Ingredientes masa (para dos pizzas circulares de 30 cm de diámetro)

  • 100 gr de leche
  • 100 gr de agua
  • 50 gr de aceite de oliva
  • 1 c/p de sal
  • Un sobre de levadura seca de panadería
  • 400 gr de harina ( 300 de harina integral de espelta y 100 de harina integral común)
  • Polenta o sémola de trigo para espolvorear

Ingredientes relleno para una pizza

  • tomate frito
  • espinacas frescas
  • cebolla caramelizada (receta aquí y otra con themomix aquí )
  • queso de cabra (me gusta el que viene en rulo sin corteza)
  • piñones

Preparación

  1. Ponemos los líquidos (leche, agua y aceite) en la Thermomix 30 segundos 40º velocidad 2.
  2. Añadimos la levadura, la harina y la sal. Programamos 1 minuto a velocidad espiga.
  3. Sacamos del vaso con las manos untadas en un poco de aceite. Dividimos por la mitad y dejamos reposar unos 30 minutos (yo a veces no la dejo reposar y también queda bien).
  4. Estiramos con el rodillo una mitad sobre la mesa limpia y espolvoreada con sémola de trigo o polenta. La otra mitad la congelamos en forma de bola envuelta en film transparente.
  5. Untamos ligeramente con tomate frito. Repartimos por toda la superficie las espinacas frescas (sin tallos). Echamos bastantes espinacas (cubrir toda la pizza) porque al cocinarse en el horno reducen mucho. Ponemos una pizca de sal y un hilillo de aceite sobre las espinacas. Colocamos por encima trozos de queso de cabra. Repartimos con una cucharita la cebolla caramelizada y por último los piñones.
  6. Horneamos entre 15 y 20 minutos con el horno a 200º (precalentado). Yo la horneo en una bandeja circular con agujeros especial para pizzas. Los primeros 5-10 minutos la tengo en la parte baja del horno (para conseguir una capita crujiente en la basa y los bordes) y después la subo al centro.

Cortamos y ¡a comer!

20130512-111818.jpg

P.D.:¿Me contáis en los comentarios  cual es vuestra combinación de ingredientes preferida?

Laura

Cuscús Vegetal con Pollo Griego y Tzatziki (Jamie Oliver)

20130326-135525.jpg

Me regalaron por mi cumpleaños el libro “15 minutos con Jamie Oliver” y elegí esta receta para estrenarlo ¡qué gran acierto! La mezcla de sabores es deliciosa y adictiva. Además, es un plato único muy completo. Eso sí, he de confesaros que yo tardé un poco más de 15 minutos en prepararla, exactamente 25 minutos, pero merece la pena sin ninguna duda.

Al leer la receta me sorprendió la forma de preparar el pollo aplastándolo con un rodillo (hay que darle unos cuantos golpes), pero queda absolutamente buenísimo ya que coge todo los sabores y al aplastar la pechuga entera (que es muy gruesa) se queda más fina, se cocina antes y queda crujiente por fuera y jugosa por dentro.

Otra cosas que me hizo dudar fueron las aceitunas, ya que no me hacen mucha gracia en las comidas, pero al mezclarse con el resto de ingredientes combinan a la perfección.

La salsa es típica griega y aporta al plato un contraste, frescura y sabor exquisito. A mi chico, que no le hacen gracia ni el pepino ni las salsas a base de yogur… ¡no dejó ni una gota!

Y ahora sí, la receta. Al escribirla parece más laboriosa, pero es sencilla y rápida, así que espero que la preparéis y os guste tanto como a mí. En mi casa la repetiremos mucho esta primavera-verano 🙂

Ingredientes para 4 personas

Para el cuscús:

  • 300 gr. de cuscús (una taza aprox.)
  • 1 pimiento verde
  • 1 pimiento rojo
  • 3 cebolletas pequeñas
  • 200 gr. de guisantes (yo usé congelados)
  • un puñadito de aceitunas negras (con hueso)
  • 40 gr. de queso feta
  • 2 cucharada de aceite de oliva virgen
  • eneldo
  • sal

Para el pollo:

  • 2 pechugas de pollo
  • 1 cp de orégano
  • 1 cp de pimienta
  • 1 limón (ralladura)
  • aceite de oliva

Tzatziki:

  • 1/2 pepino
  • 250 gr. de yogur natural desnatado
  • 1/2 limón
  • unas hojas de menta fresca o hierbabuena

*cp= cucharadita de postre

Preparación

  1. Cocemos el cuscús siguiendo las instrucciones del fabricante. En mi caso: ponemos a hervir unos 300 ml de agua en un cazo. Cuando empiece a hervir añadimos una pizca de sal y retiramos del fuego. Añadimos el cuscús y una cucharadita de aceite, removemos con un tenedor (para que no se apelmace), lo tapamos y dejamos reposar 10 minutos. Lo removemos de nuevo con el tenedor y reservamos.
  2. Rallamos el pepino con un rallador grueso, le echamos un pellizco de sal y lo apretamos con un colador para escurrir todo el exceso de agua. Lo ponemos en un cuenco con el yogur, el zumo de medio limón, un pellizco de pimienta y las hojas de menta o hierbabuena bien picadas. Mezclamos bien.
  3. En la picadora o batidora ponemos los pimientos y los picamos en tozos pequeños (¡importante no pasarse de picar para que no quede puré!). Sacamos el pimiento y hacemos lo mismo con la cebolleta hasta que quede en trocitos. Sacamos y mezclamos el pimiento, la cebolleta y el eneldo. También podemos picarlo todo muy fino a mano, pero tardaremos más.
  4. Colocamos el pollo sobre un papel de hornear o sobre film transparente. Lo aderezamos con sal, pimienta, orégano, y la ralladura de un limón. Plegamos el papel cubriendo la pechuga y lo aplastamos con un rodillo hasta hacer más fina la pechuga y haciendo que se impregne bien de todos los sabores. Reservamos.
  5. Esparcimos en la bandeja donde vamos a servir el plato la mezcla de pimientos y cebolleta. Añadimos los guisantes a la mezcla anterior (si son congelados previamente ponemos a hervir el tiempo que ponga en el paquete). Picamos las aceitunas (quitando el hueso) y las añadimos. Rociamos todo con el zumo del limón sin piel (el que hemos usado para el pollo) y dos cucharadas de aceite de oliva. Echamos el cuscús por encima, removemos y corregimos el punto de sal.
  6. Ponemos el pollo en la sartén con dos cucharadas de aceite y lo freímos dándole la vuelta cada 3-4 min hasta que esté dorado y bien hecho. Sacamos a la tabla, lo cortamos en lonchas y los ponemos por encima del cuscús.
  7. Echamos el queso feta troceado por encima, acompañamos con el tzatziki y ¡a comer!

Nota: yo he hecho esta receta con la mitad de ingredientes, ya que era para dos personas, pero os la pongo para cuatro como viene en el libro de Jamie Oliver.

20130327-133127.jpg

Laura

Polenta con parmesano, salteado de setas y huevo poché

Polenta con parmesano, salteado de setas y huevo poché

Desde que probé la polenta en el restaurante Jamie´s Italian estaba deseando hacer en casa alguna receta con este ingrediente, tan poco usado en España pero tan popular en Italia.

Encontré paquetes de polenta en Alcampo y a los pocos días vi esta receta en uno de mis blogs favorito. El resultado es un plato riquísimo y muy completo  (sirve como plato único) que no me he resistido a compartir, aunque la fotografía sea hecha con el ipad y malucha.

La receta original lleva setas, yo como no tenía usé  champiñones y calabacín, pero para la próxima (que será pronto) lo prepararé con setas variadas. Como en otras ocasiones he adaptado los ingredientes para dos personas.

Ingredientes (para 2 personas)

Para el salteado de setas:

  • 250 gr. de setas (yo usé una lata de champiñones de 180 gr. peso escurrido y unos 70 gr. de calabacín en cuadraditos)
  • 1 ajo
  • 1 chalota
  • 1/2 cebolla grande
  • 20 ml. de vino blanco
  • perejil
  • aceite de oliva
  • sal y pimienta

Para la polenta:

  • 200 gr. de polenta
  • 1/2 litro de agua
  • 1/2 litro de caldo de pollo
  • 1  pizca de sal
  • 25 gr. de mantequilla
  • 30 gr. de queso parmesano
  • 1 huevo por persona
  • Queso parmesano (para coronar)

Preparación

  1. Picamos el ajo en trozos pequeños, hacemos lo mismo con la chalota y la cebolla. En una sartén ponemos un poco de aceite de oliva y añadimos el ajo, la chalota y la cebolla, freímos hasta que adquieran un tono ligeramente dorado.
  2. Incorporamos los champiñones laminados y el calabacín en cuadraditos (si usáramos setas frescas tendríamos que lavarlas y laminarlas previamente), la sal y  la pimienta y rehogamos un par de minutos. Tapamos y cocinamos hasta que hayan soltado el agua y  se haya evaporado.
  3. Añadimos el vino blanco y  continuamos cocinando hasta que las setas o los champiñones estén dorados. Añadimos un poco de perejil finamente picado y reservamos.
  4. Mientras se están rehogando los champiñones preparamos los huevos poché usando la themomix*. Forramos el cubilete con film transparente procurando que sobresalga bien del mismo, echamos unas gotitas de aceite, cascamos el huevo dentro, sazonamos y anudamos el film, haciendo una especie de saquito. Lo colocamos en el recipiente varoma. Repetimos con cada huevo. Ponemos medio litro de agua en el vaso, cerramos (aún sin poner el varoma) y programamos 12 minutos, temperatura varoma, velocidad 1. Cuando empiece a salir el vapor, retiramos el cubilete de la tapa (sin parar la máquina) y colocamos encima el recipiente varoma con los huevos hasta que acaben los 12 min.
  5. Ahora preparamos la polenta, hay que hacerlo justo antes de servir el plato, ya que se enfría rápidamente y se solidifica. Ponemos en una olla el agua junto al caldo de pollo y la sal, y lo llevamos a ebullición, en ese momento añadimos la polenta suavemente y sin dejar de remover la dejamos cocinar durante unos 10 minutos aproximadamente. Pasado ese tiempo añadimos la mantequilla y el queso parmesano rallado, lo movemos bien hasta incorporar y obtener una masa homogénea y suave.
  6. Colocamos inmediatamente la polenta en los platos donde la vamos a servir, añadimos el salteado de champiñones o setas y encima ponemos el huevo poché. Decoramos  con  queso parmesano rallado, un poco de perejil y ¡a comer!

* Si no tienes thermomix puedes hacerlos tal y como explica la receta original: ponemos en una olla agua con un buen chorro de vinagre y la llevamos a ebullición de una forma suave, es decir a fuego medio.  Cascamos los huevos en un bol y lo añadimos a la olla con mucha suavidad.  Los dejamos cocinar durante unos 3 minutos.  Mientras se hacen hay que vigilar que el agua sigue hirviendo lentamente, ya que si lo hace de una forma fuerte la yema se separará de la clara.

Laura

Calabacines luna rellenos de cuscús y pollo al curry

20130124-124117.jpg

¡Qué rápido se está pasando Enero! Un día por otro y hasta hoy, día 24, no consigo publicar mi primera entrada de 2013. Espero que la espera haya merecido la pena y os guste esta receta diferente, con un toque exótico y delicioso.

Ingredientes:

  • 4 calabacines luna
  • 150 gr. aprox de pechuga de pollo
  • 100 gramos de cuscús
  • una cucharadita de mantequilla
  • 100 ml de leche de coco + para macerar el pollo (la venden en latas)
  • media manzana
  • media cebolla pequeña
  • un puñado de pistachos (al gusto)
  • una cucharadita rasa de curry en polvo
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal

Preparación:

  1. Cortamos el pollo en cuadrados pequeños. Los ponemos en un bol, salpimentamos, añadimos la cucharadita de curry y echamos leche de coco hasta que cubra los daditos de pechuga. Cubrimos con film transparente y reservamos en la nevera como mínimo 2h (lo pues dejar hecho por la noche para el día siguiente).
  2. Cortamos la parte superior de los calabacines y reservamos este “sombrerito”. Vaciamos los calabacines con una cucharita vaciadora (la que sirve para hacer bolitas) o con una normal con cuidado de no romper la base del calabacín. Colocamos los calabacines en una bandeja apta para microondas, les colocamos el “sombrerito” y los cubrimos con film transparente. Hacemos unos agujeritos en el film para que salga el vapor y los cocinamos a máxima potencia durante 10 min. La pulpa que hemos sacado la picamos finamente para usarla posteriormente (usaremos solo la mitad, la otra mitad guárdala en la nevera para usarla,por ejemplo, en una tortilla).
  3. Para hacer el cuscús ponemos los 100 ml de leche de coco en un cazo y cuando empiece a hervir lo retiramos del fuego. Añadimos el cuscús y la mantequilla y lo removemos con un tenedor para que no se apelmace. Tapamos y dejamos reposar 10 min. Lo movemos de nuevo con el tenedor.
  4. Para preparar el relleno, escurrimos el pollo macerado y lo salteamos a fuego fuerte en la sartén con una cucharada de aceite. Cuando empiece a dorarse lo retiramos a un plato. Volvemos a añadir una cucharada de aceite a esa sartén para pochar la cebolla cortada en cuadrados pequeños. Cuando empiece a estar transparente añadimos la media manzana cortada también en cuadrados pequeños. Removemos y añadimos la pulpa del calabacín (aprox. la mitad de la pulpa de los 4 calabacines, es decir, la pulpa de dos calabacines). Salpimentamos y dejamos que se cueza despacio (fuego medio) hasta que se consuma el agua que desprende la pulpa de calabacín. Añadimos el pollo reservado, mezclamos para que se unan los sabores y por último incorporamos el cuscús. Removemos, apagamos el fuego y retiramos.
  5. Pelamos y picamos toscamente los pistachos y los añadimos al relleno de la sartén. Reserva alguno entero para decorar el plato.
  6. Escurrimos el agua que puedan contener los calabacines en su interior tras haberlos cocinado en el microondas y los rellenamos (a mi no me ha sobrado nada de relleno).
  7. Horneamos los calabacines a 180 grados (precalentado) durante 15 minutos a media altura.

20130124-124311.jpg

Notas:

  • Los calabacines luna yo los he encontrado en Lidl. Si no los encuentras, puedes hacerlo con calabacines normales cortándolos longitudinalmente a modo de “barca” o cortando el calabacín en 3-4 trozos de unos 4 dedos de grosor y colocándolos verticalmente para vaciarlos.
  • Las cantidades de esta receta están pensadas como plato único para dos personas, ya que contiene verduras, hidratos y proteínas; o para 4 personas como primer plato.
  • Esta receta es originaria del blog “cocido de sopa”.

20130124-124426.jpg

Laura