Tarta de yogur griego con helado de frambuesa

20130901-110307.jpg

¡Ya estoy de vuelta! y con ganas de seguir compartiendo recetas ricas. ¿Qué tal vuestras vacaciones? las mías geniales: Salamanca, Mallorca, Berlín, Huelva,… no puedo quejarme!!!

Este es un postre fresquito y muy fácil de hacer, aún quedan días de calor, así que anímate a prepararlo. La tarta es una receta del cocinero Gordon Ramsay y está deliciosa, con una textura muy ligera, esponjosa y suave, parecida a una tarta de queso.

A mi me encanta acompañada de helado de frambuesa y como vais a ver es fácil de hacer. Desde que me compré la heladera el verano pasado me encanta hacerlos caseros, sabiendo los ingredientes que le pongo al helado. Aunque no he subido ninguno al blog los he preparado de muchísimos sabores, así que me queda pendiente para el verano que viene 😉 Si no te apetece con helado puedes ponerle una mermelada de frambuesa, arándanos, mezcla de frutos rojos,…

20130901-110457.jpg

Tarta

Ingredientes:

  • 6 huevos
  • 600 gr. de yogur griego (yo uso uno de tarrina grande que hay en Lidl o Mercadona)
  • 150 gr. de azúcar
  • Ralladura y zumo de un limón
  • 75 gr. de harina
  • 2 c/p de levadura química

Preparación:

  1. Separamos las yemas de las claras. Montamos las claras a punto de nieve y reservamos.
  2. Batimos con las varillas las yemas y el azúcar hasta que doblen de volumen y tenga color blanquecino.
  3. Tamizamos la harina y la levadura con un colador para evitar grumos y lo incorporamos a la mezcla de yemas y azúcar. Mezclamos con movimientos suaves. Añadimos el yogur griego, la piel de limón rallada y el zumo de limón. Por último, añadimos las claras y mezclamos (yo uso la lengua de silicona) con movimientos envolvente para que no se bajen las claras.
  4. Engrasamos un molde redondo. Yo he usado el de 20 cm porque me gusta que quede alta, pero uno de 24-26 también sirve (quedará más bajita). Echamos la mezcla y horneamos a 180º (horno precalentado) durante 45 minutos. Yo pasados los 30 minutos la tuve que tapar con papel albal (abriendo el horno lo menos posible) ya que sino se me tostaba demasiado la parte de arriba (esto ya depende de tu horno).
  5. Un truco para que no baje demasiado la tarta al sacarla del horno, es una vez que ha terminado el tiempo de horneado, lo apagamos y abrimos la puerta pero no sacamos la tarta. Así, se va atemperando y no se baja por el contraste de temperatura (caliente del horno y más fría del exterior).
  6. Reservamos la tarta para que se enfríe por completo. Yo la preparé de un día para otro y la metí por la noche en la nevera, así estaba fresquita y deliciosa, con los sabores más “asentados”.

Helado

Ingredientes:

  • 350 gr. de frambuesas congeladas (yo uso un paquete que venden en el Lidl)
  • 70 gr. de azúcar (o 50 de azúcar y 20 de azúcar invertido)
  • 2 c/s de miel
  • 250 gr. de yogur griego
  • 1/2 c/p de extracto de vainilla
  • 1 c/s de vodka (es opcional, yo no lo añado)

* c/p= cucharadita de postre, c/s= cucharada sopera

Preparación:

  1. Trituramos y mezclamos todos los ingredientes con la batidora hasta que quede una mezcla fina.
  2. Añadimos la mezcla a la heladera y esperamos que coja consistencia (en este caso como las frambuesas estaban congeladas en 25 minutos estaba listo). Lo metemos en el congelador y lo sacamos un rato antes de servirlo.
  3. Si no tienes heladera lo metes en el congelador y lo dejas una hora. Lo sacas y lo bates con la batidora. Cada 30-40 minutos repites esta operación para que no se formes cristales. Haz esto unas 5-6 veces, para que la textura final del helado sea cremosa.

Ya está todo listo y puedes tenerlo listo desde el día antes a tomarlo. Solo falta servir y disfrutar 🙂

20130901-110725.jpg

Laura

Ensalada mediterránea de quinoa

20130806-131031.jpg

Con este calor lo que más me apetece son las ensaladas, frescas y fáciles de preparar. Las ensaladas admiten mil y una posibilidades: de hojas, de pasta, de arroz, de legumbres,… o de quinoa. A lo mejor no es suena mucho la quinoa, yo desde que la he descubierto no paro de usarla ¡me encanta!

La quinoa es una fuente natural de hierro, de proteínas de alta calidad y fósforo. Su aporte nutricional es de gran importancia y su uso se remonta a la época de las civilizaciones andinas precolombinas. Los incas la llamaban “el grano madre” porque creían que fomentaba la salud y la longevidad. Hasta hace poco no había oído hablar nunca de este alimento, pero parece que ahora se esta poniendo de “moda” y es fácil encontrarlo en grandes superficies o en tiendas de alimentación ecológica. Hay distintas variedades, la que yo he usado es la Quinoa Real. Y ahora sí, vamos con la receta.

La cantidad de los ingredientes es un poco a ojo, dependiendo de si te gusta más o menos un ingrediente puedes ponerle a tu gusto.

Ingredientes:

  • 150 gr. de quinoa
  • 1/3 pimiento rojo
  • 1/3 de pimiento verde
  • 1/4 de cebolleta
  • 8 tomates cherry
  • un trozo pequeño de pepino
  • 6 aceitunas negras aprox.
  • 60 gr. de tofu
  • 5 tomates secos hidratados en aceite*
  • albahaca fresca
  • piñones
  • sal y pimienta
  • limón
  • aceite

* Metemos los tomates secos en agua templada y dejamos 10 min., secamos bien y los metemos es un bote de cristal con aceite que los cubra, un diente de ajo laminado, orégano, albahaca, una cucharadita de sal y una pizca de azúcar. Podemos tener esta conserva lista siempre en la nevera ya que aguanta muy bien y sirve para muchas recetas.

Preparación:

  1. El tofu no es un alimento con mucho sabor, por eso vamos a marinarlo. El día antes cortamos el bloque de tofu en cuadraditos y lo mezclamos con aceite, albahaca fresca picada, sal y pimienta. Tapamos bien y reservamos en la nevera.
  2. Antes de cocer la quinoa la lavamos en el colador con agua fria. Cocemos la quinoa poniendo dos partes de agua por cada parte de quinoa (unos 300 ml de agua para los 150 gr. de quinoa). Cuando hierva el agua añadimos sal, echamos la quinoa , tapamos y bajamos el fuego casi al mínimo (el mío tiene hasta el 6 y lo pongo al 2). Dejamos cocer 15-16 minutos. Tiene que quedar con una textura parecida al arroz, ni dura ni blanda. Los granos tienen que estar sueltos y algunos habrán soltado el anillo que tienen alrededor. Escurrimos y refrescamos con agua fría.
  3. Cortamos los dos tipos de pimiento, la cebolleta, los tomates secos y el pepino en cuadraditos pequeños. Los tomates cherry en cuartos y las aceitunas en rodajitas. Mezclamos todo con la quinoa. Añadimos el tofu con el aceite donde ha estado marinado. Aliñamos la ensalada con un poco más de aceite, sal y limón al gusto. Tapamos y lo metemos un rato en la nevera para que los sabores se mezclen y la ensalada esté fresquita.
  4. Tostamos ligeramente los piñones es la sartén y añadimos por encima. Espolvoreamos con albahaca seca y ¡a comer!

Laura

Plumcake de espelta y plátano (sin huevo ni leche)

20130726-094747.jpg

¡Cuánto tiempo sin pasar por aquí! el final de curso está siendo agotador y encima llevo un mes sin internet…por suerte, hoy por fin lo instalan y la semana que viene empiezo las vacaciones.

Estas semanas de tanto trabajo necesitaba empezar el día con energía y nada mejor que este bizcochito, que además está delicioso. Sé que da pereza encender el horno con estos calores, pero intento hacerlo por la noche o a primera hora de la mañana con el fresquito ¡el resultado merece la pena!

20130726-095637.jpg

Ingredientes:

  • 200 gr. de harina de espelta integral
  • 3 plátanos muy maduros o 4 si son pequeños
  • 50 gr. de panela o azúcar de caña integral
  • 125 ml de leche de soja
  • 25 ml de aceite de girasol o de oliva suave
  • 1/2 cucharadita de canela
  • Un puñado de pasas
  • Un puñado de nueces troceadas (opcional)
  • 2 c/p de bicarbonato
  • Una pizca de sal
  • Sésamo para espolvorear

Elaboración:

  1. Trituramos el plátano con la leche de soja y la pizca de sal hasta que la mezcla esté fina.
  2. Ponemos la mezcla anterior en un bol y añadimos el aceite, la harina, el bicarbonato, la panela y la canela. Mezclamos con las varillas.
  3. Añadimos las pasas y las nueces. Mezclamos para distribuir por toda la masa.
  4. Engrasamos un molde tipo plumcake de unos 24-25 cm, echamos la masa y espolvoreamos con el sésamo.
  5. Horneamos 30 minutos aprox. en el horno a 180 grados (precalentar) Cuando lo pinchemos con la aguja y salga seca está listo.

Fuente de la receta: blog “Just Vegetal”

Laura

Fresas en su jugo con crema de ricotta

20130519-112523.jpg

Foto malucha hecha con el ipad pero receta exquisita

Antes de que se acabe la temporada de fresas tenéis que probar esto sí o sí. Es una receta súper fácil y un postre delicioso. Tenía una tarrina de ricotta a punto de caducar y unas fresas que pedían ser comidas. Encontré ésta receta y no dudé ni un segundo en prepararla.

El toque del vinagre solo hace que las fresas ganen en dulzor y suelten su zumo. La crema de ricotta puede hacerse igualmente con requesón y contrasta fenomenal con las fresas. El punto crujiente lo pone el muesli y las nueces. Hoy, sin enrrollarme más, vamos con la receta:

Ingredientes para 4 personas

  • 500 gr. de fresas
  • 180 gr. de ricotta o requesón (yo compro ricotta en Alcampo, de la marca Galbani, y está buenísimo)
  • 125 gr. de yogur natural sin azúcar
  • 4 galletas grandes integrales, de avena o tipo digestive
  • 100 gr. de azúcar
  • 1 cucharada de vinagre balsámico de módena
  • 4 cucharaditas de avena o los cereales crujientes que tengas y nueces

Preparación

  1. Lavamos las fresas y las cortamos en trocitos. Las ponemos en un bol con la mitad del azúcar (50 gr.) y el vinagre, removemos bien y las dejamos tapadas macerando una hora como mínimo en la nevera.
  2. Mientras preparamos la crema de ricotta mezclándolo con el yogur (que agitamos antes de abrir para que esté líquido ) y el resto del azúcar (si tienes yogur azucarado úsalo pero en este punto no le añadas tanto azúcar). Batimos hasta obtener una mezcla homogénea. Reservamos en la nevera.
  3. Cuando las fresas ya estén maceradas, cogemos unas cuatro cucharadas del jugo que han soltado y las mezclamos con la crema de ricotta.
  4. El resto del jugo lo mezclamos bien con las galletas que habremos desmigado en otro bol.
  5. Montamos el postre en los vasitos alternando capas de crema de ricotta, galletas y fresas, terminando con una de fresas. Repartimos la avena (o tus cereales crujientes tipo muesli favoritos) y las nueces por encima. Servimos y a disfrutar.

Nosotros tomamos un vasito cada uno de postre, y los que sobraron para el día siguiente estaban aún más deliciosos. Así que si lo quieres hacer de un día para otro queda genial. Lo único no añadas los cereales de arriba hasta el momento antes de comerlo para que no se ablanden.

¡Probarlo y me contáis!

Laura

Pizza de espelta con espinacas, cebolla caramelizada y queso de cabra

20130512-111712.jpg

Pizza ¿ A quien no le gusta? Las combinaciones de ingredientes son infinitas y todo el mundo disfruta con alguna de ellas. Mis favoritas son la de verduras (tomate frito, calabacín, cebolla roja, tomate cherry, mozzarella, albahaca fresca y orégano) y la de gulas y gambas (con tomate frito, ajetes tiernos, tomate natural, mozzarella y orégano). Hoy toca una diferente, me apetecía cambiar y tenía una bolsa de espinacas fresca y un tarro con cebolla caramelizada casera (no suele faltar en mi nevera). La combinación de queso de cabra, cebolla caramelizada y espinacas funciona a la perfección y si le sumas el toque de los piñones es un éxito asegurado ¡Directa a mis favoritas! 😉

Respecto a la masa, unos la prefieren fina y otros esponjosa. Yo sin duda me quedo con la fina con el borde y base crujiente pero el resto más tierno. Un truco para que quede perfecta y con aspecto de restaurante, es añadir a la mesa un poco de polenta y estirar la masa sobre ésta para que se quede pegada por los bordes y la base. Si te gusta la masa más esponjosa sólo tienes que dejar reposar la masa aprox. 1h para que crezca y estirarla menos.

En esta ocasión “innové” un poco con la masa y la hice con harina ecológica de espelta integral. La espelta es un tipo de trigo muy antiguo (muy usado en la edad media) con mayores propiedades nutricionales que la harina común y un gran valor culinario. Puedes hacer la masa con la harina que tengas. Yo siempre la preparo con harina integral pero con harina normal queda igualmente deliciosa. Para hacerla yo uso la Thermomix. Sino tienes la máquina te recomiendo ésta receta para hacer la masa a mano.

Y ya por último, dos cosillas antes de pasar con la receta: la mitad de la masa la congelo en una bola después del tiempo de reposo (así tengo masa lista para otro día) y que los ingredientes del relleno van a ojo para cubrir una pizza.

Ingredientes masa (para dos pizzas circulares de 30 cm de diámetro)

  • 100 gr de leche
  • 100 gr de agua
  • 50 gr de aceite de oliva
  • 1 c/p de sal
  • Un sobre de levadura seca de panadería
  • 400 gr de harina ( 300 de harina integral de espelta y 100 de harina integral común)
  • Polenta o sémola de trigo para espolvorear

Ingredientes relleno para una pizza

  • tomate frito
  • espinacas frescas
  • cebolla caramelizada (receta aquí y otra con themomix aquí )
  • queso de cabra (me gusta el que viene en rulo sin corteza)
  • piñones

Preparación

  1. Ponemos los líquidos (leche, agua y aceite) en la Thermomix 30 segundos 40º velocidad 2.
  2. Añadimos la levadura, la harina y la sal. Programamos 1 minuto a velocidad espiga.
  3. Sacamos del vaso con las manos untadas en un poco de aceite. Dividimos por la mitad y dejamos reposar unos 30 minutos (yo a veces no la dejo reposar y también queda bien).
  4. Estiramos con el rodillo una mitad sobre la mesa limpia y espolvoreada con sémola de trigo o polenta. La otra mitad la congelamos en forma de bola envuelta en film transparente.
  5. Untamos ligeramente con tomate frito. Repartimos por toda la superficie las espinacas frescas (sin tallos). Echamos bastantes espinacas (cubrir toda la pizza) porque al cocinarse en el horno reducen mucho. Ponemos una pizca de sal y un hilillo de aceite sobre las espinacas. Colocamos por encima trozos de queso de cabra. Repartimos con una cucharita la cebolla caramelizada y por último los piñones.
  6. Horneamos entre 15 y 20 minutos con el horno a 200º (precalentado). Yo la horneo en una bandeja circular con agujeros especial para pizzas. Los primeros 5-10 minutos la tengo en la parte baja del horno (para conseguir una capita crujiente en la basa y los bordes) y después la subo al centro.

Cortamos y ¡a comer!

20130512-111818.jpg

P.D.:¿Me contáis en los comentarios  cual es vuestra combinación de ingredientes preferida?

Laura