Arroz cremoso con calabaza

arroz cremoso con calabazaYa llegó el frío y apetecen platos calentitos y reconfortantes, pero no por ello menos saludables. Este arroz cumple todo los requisitos, es como un risotto pero sin necesidad de emplear mantequilla o quesos grasos. Además, como ingrediente principal tenemos a la calabaza, mi producto de temporada otoñal preferido…me gusta de todas sus formas, en salado y en dulce. Este plato lo he descubierto en un libro que me tiene enamorada y del que me gustan todas sus recetas, todas salen a la perfección, se llama “La nueva cocina vegetariana” y es de Adriana Ortemberg.

Vamos con la receta:

Ingredientes para 4 raciones

  • 300 gr. de calabaza
  • 1 zanahoria
  • 1/2 cebolla
  • 2 c/s de aceite de oliva
  • 300 gr. de arroz de grano redondo (arroz de risotto)
  • 1/2 vaso de vino blanco seco
  • 1 litro y medio de caldo de verduras (o 1 litro y medio de agua con dos pastillas de caldo de verduras ecológico)
  • 1 c/p de hebras de azafrán
  • sal y pimienta
  • perejil y salvia
  • pipas de calabaza
  • 200 ml de crema de arroz (o crema de soja) *

* La crema de arroz y de soja la venden en formato brick como el de nata para cocinar, pero hecha de arroz o de soja en lugar de con leche. La puedes encontrar en herbolarios, en la sección de productos ecológicos de grandes superficies o en tiendas de alimentación vegetariana o vegana ( yo compro en el Ecocentro o en El vergel).

Preparación

  1. Primero preparamos los ingredientes: cortamos la calabaza en cuadraditos pequeños, la zanahoria la cortamos en lonchas a lo largo y luego en tiras, la cebolla en cuadraditos y el ajo en trocitos pequeños.
  2. Con respecto al caldo, lo ideal es tenerlo hecho casero, pero si no es posible, usaremos de brick o como en mi caso llevaremos a ebullición 1 litro y medio de agua y disolveremos las pastillas de caldo de verduras ecológicas. Sea cual sea tu opción tienes que calentar el caldo.
  3. Con los ingredientes listos y el caldo caliente, sofreímos la cebolla y el ajo en una cazuela (yo uso ésta y la recomiendo 100%) con 2 cucharadas de aceite. Añadimos el arroz rehogamos 2-3 minutos. Incorporamos el vino y dejamos que se evapore (3 minutos aprox.).
  4. Añadimos la zanahoria y la calabaza y removemos unos minutos más. Añadimos un cazo de caldo caliente, las hebras de azafrán, la sal y la pimienta. Mezclamos y dejamos absorver el caldo a la vez que removemos. Poco a poco vamos añadiendo cazos de caldo según lo vaya absorbiendo el arroz, y removemos para que el arroz quede cremoso. Nos llevará de 15 a 18 minutos (depende del arroz).
  5. Probamos el arroz y cuando esté en su punto (ni blando ni duro) añadimos el perejil y la salvia (yo las usé secas, pero mejor si son frescas) y la crema de arroz o de soja. Removemos y retiramos del fuego. Dejamos reposar unos 3-5 minutos. Servimos espolvoreando por encima perejil, salvia y las semillas de calabaza. ¡Ya está listo para disfrutar!

arroz cremoso con calabaza 2

Laura

Anuncios

Carrot Cake

Este fin de semana hemos celebrado el cumple de mi chico con su familia y queríamos llevar una tarta. La elegida para un éxito asegurado: la Carrot Cake.

Es la receta de una compañera de trabajo con el frosting de queso crema del libro de Hummingbird (¡Ya lo tengo en español!). La combinación es exquisita, pero si sólo quieres un bizcocho, sin el frosting está igualmente jugosa y deliciosa.

Para los que os suene extraño poner zanahoria en un dulce (aunque la Carrot Cake es una tarta muy conocida) solo deciros que no sabe a zanahoria y estoy segura de que os gustará, y lo digo por experiencia, ya que algún que otro excéptico ha caido rendido ante esta receta.

Lo dicho, receta recomendable al 100%. Después de hacer y probar varias recetas de Carrot Cake me quedo con esta sin duda. Os pongo dos opciones de frosting, el primero es el mismo que en los Cupcakes Red Velvet y el segundo es el que me dió mi compañera con la receta. En esta ocasión hice el primero.

Ingredientes

  • 4 huevos
  • 250 ml de aceite
  • 45 ml de zumo de naranja
  • 400 gr de azúcar (blanca o morena)
  • 10 ml o una cucharadita de estracto de vainilla
  • 260 gr de harina bizcochona
  • 9 gr de levadura en polvo
  • Un pellizco de sal
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • 330 gr de zanahoria picada
  • 110 gr de nueces picadas

Frosting 1

  • 300 gr. de Icing Sugar (más fino que el glas) o azúcar glas tamizado
  • 60 gr. de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 125 gr. de crema de queso fría (tipo Philadelphia)

Frosting 2

  • 150 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
  • 300 gr. de philadelphia
  • 200 gr. de azúcar glass
  • 5 ml. de extracto de vainilla

Preparación

  1. Batir los huevos, añadir el aceite, zumo, azúcar y vainilla.
  2. Añadir la harina, levadura, sal y canela. Añadir las zanahorias y las nueces.
  3. Verter la mezcla en el molde (engrasar y enharinar el molde de cm) y hornear 40-50 minutos (precalentado a 180º) o hasta que salga limpio el pincho desde el centro. Dejar enfriar 10 minutos antes de desmoldar.
  4. Hacer el frosting y esperar a que la tarta esté completamente fría para cubrirla con el mismo.
    Frosting: (tanto para la opción 1 como la 2)
    1. Batir con la batidora de varillas la mantequilla con el icing sugar (o glas en su defecto) tamizado (añadirlo en varias tandas). Tapar con un trapo limpio el bol mientras porque sale polvo del azúcar. Seguir batiendo hasta que se unifique (al principio está arenosa)
    2. Añadir el queso crema (y la vainilla si la usas) y batir solo un par de minutos para que se mezcle la masa. Si se bate demasiado quedará líquida.
    3. Dejar reposar unos minutos antes de usar. La crema de queso se puede conservar en la nevera; tan solo hay que sacarla con antelación para usarla y decorar con ella.

Notas

  • Recomiendo prepararla el día anterior a consumirla ya que se asientan los sabores. A mi me gusta incluso tenerla fresquita de la nevera.
  • El frosting puede ponerse solo por arriba y laterales o rellenarla también. En mi tarta , con la cantidad del frosting 1, he abierto la tarta a la mitad, la he rellenado y el resto del frosting lo he usado para los laterales y la decoración de arriba.
  • Puedes prescindir del frosting y hacer solo el bizcocho, está igualmente jugoso, delicioso y es más ligero.
  • Laura