Pasta fresca con salsa pesto

20121209-142334.jpg

Cuando pruebas la pasta fresca no quieres volver a comer otra. Después de “engancharme” a la que preparaban en un restaurante italiano decidí aprender a hacerla yo, y es !Facilísimo! Eso sí, lleva su ratillo, por eso es perfecta para hacerla ahora que se acercan las vacaciones de navidad o en el fin de semana.

Yo tengo la suerte de que me regalaran una máquina para estirar y cortar la pasta, lo que facilita muchísimo el trabajo. Pero si no la tienes, no pasa nada, un rodillo, el cuchillo y ¡listo!

He acompañado la pasta con una salsa pesto muy sencilla, ya que tenía mi plantita de albahaca lista para usar sus hojas y un taco de parmesano y unos piñones recién comprados. Por supuesto, esta pasta acepta mil combinaciones de salsas diferentes: boloñesa, carbonara, con verduras y ricotta, con gulas y gambas,… ¡lo que más os guste!

Los ingredientes para la pasta seguro que los tienes en tu cocina ya que sólo lleva harina, huevos y una pizca de sal; y la proporción no puede ser más sencilla: por cada 100 gr. de harina añadir un huevo. Yo preparo esta receta como plato único ya que usando dos huevos y 200 gr. de harina salen dos buenos platos de pasta. Si lo vas a hacer para cuatro personas y es un primer plato yo creo que con 3 huevos y 300 gr. de harina sería suficiente.

Ingredientes para la pasta (2 personas):

  • 200 gr. de harina (yo usé integral, pero vale normal)
  • 2 huevos
  • Una pizca de sal

Preparación:

  1. Poner en un bol grande la harina haciendo un volcán y echar en el medio los huevos.
  2. Mezclar los huevos con un tenedor e ir incorporando la harina de alrededor ayudándonos con el tenedor.
  3. Cuando esté incorporada toda la harina podemos pasar a una superficie enharinada y amasar con las manos hasta que nos quede una masa uniforme. Debe quedar húmeda pero no pegajosa,si vemos que se pega espolvoreamos harina.
  4. Cuando esté lista la tapamos con film transparente y la dejamos reposar 30 min.
  5. Estirar la masa sobre una superficie enharinada con un rodillo o bien con la máquina de hacer pasta y darle la forma deseada.

20121209-143055.jpg

Con máquina:

    • Dividir la bola de masa en cuatro (en la receta de 2 personas)
    • Espolvorear un poco de harina sobre los rodillos de la máquina y pasar la bola por los rodillos una primera vez, con el grosor máximo.
    • Doblar la lámina obtenida sobre si misma y volver a pasarla por el rodillo con el grosor máximo, espolvoreando harina de nuevo si ves que hay riesgo de que la masa se quede pegada al rodillo.
    • Repetir esta operación 4-5 veces doblando la masa siempre sobre si misma cada vez.
    • Pasar la lámina por el rodillo afinando el grosor un paso cada vez, hasta llegar al más fino (9). Es decir, pasar una vez en grosor 2, luego una en grosor 3, y así afinando sucesivamente hasta llegar al 9.
    • Extender sobre la mesa y espolvorear con harina. Repite los pasos anteriores con cada bola de masa hasta tener toda la masa en láminas rectangulares Intenta dejarlas sin que se toque para que no se peguen entre sí.
    • Cuando tengas todas la láminas estiradas es el momento de pasarlas por el cortador de tallarines. Yo esta vez las he pasado por el cortador de tallarines finos.

Sin máquina:

En el blog de “Manu le chef” viene perfectamente explicado. Sólo pincha sobre el nombre y te llevo directamente a su paso a paso.

* Amasar con thermomix: Poner todos los ingredientes en el vaso (se puede añadir una cucharadita de aceite) y amasar durante 2 minutos, velocidad espiga. Retirar la masa y formar una bola. Cubrir con papel film y dejar reposar 30 min.

20121209-143457.jpg

Salsa Pesto (cantidad para la pasta de dos personas):

  • 20-30 gr. de hojas de albahaca fresca
  • 4 c/s de aceite de oliva
  • 2 c/s de piñones (1 es para la salsa y otra para presentar)
  • 1 diente de ajo
  • 40 gr. de queso parmesano rallado
  • pizca de sal

Tostar los piñones en la sartén sin engrasar (¡cuidado no se te quemen!). Poner en la picadora (o vaso de batidora o thermomix) las hojas de albahaca lavadas, el aceite, 1 c/s de piñones tostados, el ajo y la sal y batir hasta que quede una textura cremosa. Añadir el queso rallado y batir hasta que quede homogéneo.

Presentación del plato:

  1. Echar la pasta en agua hirviendo con sal y un chorro de aceite, y deja cocer durante 4-5 min. Escurrir en un colador y refrescar con agua fria para que no se pegue.
  2. Pon la pasta en la cazuela a fuego medio de nuevo y añádele el pesto. Mezcla con cuidado hasta que esté integrada la salsa y caliente.
  3. Sirve en el plato. Añade la otra c/s de piñones que tostaste. Espolvorea con parmesano rallado y si quieres decora con una hoja de albahaca.
  4. ¡A comer!

Notas:

  • Si no vas a consumir en el momento la pasta fresca puedes congelarla. Si la guardas en la nevera aguanta poco y se oscurece. Es mejor congelar en porciones individuales y cuando vayas a consumir, ponerla a hervir en agua directamente cuando la sacas del congelador.
  • También puedes congelar el pesto, pero hazlo antes de añadirle el queso. Cuando la vayas a consumir, deja que se descongele y antes de tomar añade el queso.

20121209-143655.jpg

Laura

Paccheri rellenos de calabaza y ricotta

Mi primera receta del blog está inspirada en unos canelones de Jamie Oliver que probé este verano en su restaurante “Jamie´s Italian” de Londres. El plato consistía en 9 canelones rellenos colocados verticalmente en el plato (eran canelones muy cortos) con una base de tomate y cubiertos de más tomate, parmesano y albahaca fresca. Tres canelones estaban rellenos de espinacas, tres de calabaza y tres de berenjenas ¡Una delicia! pero los que más triunfaron fueron los de calabaza… ¡Mmmm!

Como ya llegó la temporada de las calabazas, me acordé de este delicioso plato y me propuse hacerlo. Además, encontré en Carrefour unos macarrones muy anchos (como canelones) perfectos para rellenar llamados “Paccheri”. Con la calabaza, los paccheri, el queso ricotta y mi planta de Albahaca tenía los ingredientes necesarios para hacer la receta. Después de buscar por internet para encontrar la receta original de Jamie pero no la encontré, pero no pasa nada ¡Invención al poder! y este es el resultado… ¡Una receta sencilla y deliciosa!

Para hacer el relleno he utilizado esta receta de puré de calabaza.  Ahora que hay muchas recetas dulces y saladas con calabaza por internet, resulta muy útil tener siempre en la nevera un bote de puré de calabaza. Es muy sencillo de hacer: asar las calabazas, vaciarlas, triturar  y dejar escurrir el puré en un trapo con colador durante 24 horas (¡Suelta mucha agua!). De todas formas al final de la receta está explicado 🙂

Y ahora vamos a lo importante: ¡La receta! Yo la preparé como plato único porque llena bastante. Las cantidades de puré de calabaza y ricotta las hice un poco “a ojo” para tener la cantidad suficiente para rellenar la pasta.

Ingredientes para dos personas (si es para 4 duplícalos y ¡listo!)

  • 200 gr. de paccheri (sino tenéis podeis usar canelones)
  • 200 gr. aprox. de puré de calabaza *
  • 150 gr. de queso ricotta
  • Tomate frito estilo casero
  • Romero
  • Albahaca fresca
  • Sal
  • Pimienta
  • Queso parmesano para coronar

Preparación

  1. Ponemos a hervir la pasta en agua con sal y un chorro de aceite durante 20 minutos aproximadamente, ya que es una pasta gruesa (seguir instrucciones del fabricante).
  2. Mientras hierve la pasta preparamos el relleno para los paccheri mezclando el puré de calabaza (frío) con el ricotta, una pizca de sal (al gusto), pimienta y romero fresco picado (opcional).
  3. Escurrimos la pasta y la colocamos en vertical sobre un plato para rellenarla. Si son muy largo podemos cortarlos a la mitad antes de rellenar para poder presentarlos “de pie” sin que se caigan. Introducimos el relleno con ayuda de la manga pastelera (si lo hacemos así, colocar el relleno dentro de la manga) o con una cucharilla.
  4. Ahora colocamos en dos platos hondos resistente al horno o en unas cazuelitas (lo presentaremos ahí) una base de tomate frito. Colocamos sobre el tomate (con ayuda de un tenedor) los paccheri rellenos, ponemos un poco más de tomate por encima (sin cubrirlo todo) y espolvoreamos con queso parmesano rallado y albahaca fresca picada (sino tenemos ponemos seca).
  5. Gratinar en el horno hasta que el queso esté dorado. Colocar el plato o cazuelita caliente sobre un plato plano grande para no quemarnos y servir decorando con unas hojas de albahaca.

* Recomiendo realizar esta preparación con anterioridad y tener el puré listo en la nevera para usar tanto en recetas dulces como saladas. Poner una calabaza (lavada, sin las pipas y con piel) abierta a la mitad (corte longitudinal) en una bandeja de horno con papel sulfurizado o de aluminio. Distribuir las mitades de calabaza boca abajo en la bandeja y verter un vaso de agua en la bandeja del horno. Hornear durante unos 25-30 minutos, a 200 gr. hasta que la carne esté muy blanda. Retirar del horno, darles la vuelta y dejar enfriar hasta que se puedan manipular sin quemarnos. Si están bien asadas, podremos extraer la carne con una cuchara sin problemas. Sacar bien toda la pulpa de las calabazas, poniéndola en un cuenco grande o en el vaso de una batidora. Triturar hasta que quede una textura cremosa y suave. Colocar un colador grande sobre un recipiente amplio, y poner encima el paño limpio. Verter el puré de calabaza sobre la tela, tapar con otro paño y dejar reposar durante varias horas, mejor toda la noche. Transcurrido ese tiempo, podremos ver cómo se ha escurrido una buena cantidad de agua. Podemos asar varias calabazas, ya que la cantidad que no usemos la podemos guardar en un tarro hermético en la nevera y conservarla varias semanas.

¡Espero que os animeis a preparala y la disfrutéis!

Laura